Una tarde de paseo, me tropecé con un rey, magnífico y elegante pero todo de papel...

Entre cuentos y artistas, la comprensión.

"La princesa y el guisante"
La buscada comprensión


Como muchos ya habéis comprobado después del cuentacuento siempre hacemos alguna actividad, como una manera de ayudar a la comprensión de la historia, permitir la recreación y fomentar la creatividad con un cuento como motivación.                                                               
Y siempre digo lo mismo: Creo que la mejor forma de trabajar la comprensión de un cuento es simplemente ilustrándolo. Sin embargo, por condiciones de espacio y tiempo, en las librerías en las que cuento me es imposible invitar a que cada niño nos haga el dibujo del cuento.                                                                                                                     Pero... esto es algo que vosotros papás y mamás lectoras de esta entrada podéis hacer en casa.  

Invitar a los niños a dibujar el cuento que acaban de oír es una forma de invitarles a recordar el cuento facilitando su comprensión.  Dibujar el cuento requiere identificar personajes, el lugar donde sucede la historia y recordar cual es la acción, aquello que ha sucedido. Cada niño dibujará lo que más  llamó su atención, dando cuenta de ese modo de una parte de la historia y de cómo la ha comprendido.  

A partir de los 5- 6 años podemos invitarles a que nos cuenten el cuento de nuevo. Este es otro ejercicio mental fantástico. Aquí, el niño o niña repite la historia escuchada pero usando sus propias palabras. Esta acción mental le obliga a ordenar las ideas a partir de lo comprendido. Puede suceder que en aquellos pasajes del cuento que no quedaron claros, al querer explicarlos, busque su propia forma de unir las partes para mostrar un todo. O también, puede  permitir a los niños reconocer qué no se ha comprendido.  

Paula Freire planteaba que una forma de comprender mejor algo era explicándolo a otro. Así, al verbalizar o escribir, nos damos cuenta de lo que hemos entendido.

Leer es más sencillo que comprender lo que leo. Leer es el mero acto. Comprender es darle sentido a lo leído y poder relacionarlo con otras experiencias. Si comprendemos lo que leemos la lectura pasa a ser fascinante!.  


Si sois de los padres y madres que llevan a sus hijos a los cuentacuentos con la ilusión de que sean buenos lectores en el futuro...  "os invito a  invitarles" a dibujar el cuento ó pedirles que os lo cuenten a vosotros. Poned atención en lo que dibujan y os cuentan. Este puede ser el inicio de una bella conversación.  


Es que los libros y los cuentos crean vínculos siempre. 


Me era imposible escribir alguna entrada nueva sin detenerme a subir las fotos de las creaciones de algunos de las niñas y niños que se han acercado a escuchar cuentos.  ¡¡Aquí las fotos que tomé!! Seguro que cada niño reconocerá su cabrita.  Estas son creaciones a partir del cuento "Los 7 cabritillos y el Lobo" que contamos el pasado 17 de enero, 2015, en Casa del Libro. 











 




 





1 comentario:

  1. Lili-Carolina, me ha encantado esta entrada de tu blog. Gusto de encontrarme contigo y tus palabras, aunque sea tan sólo a través de estas herramientas. Un abrazo

    ResponderEliminar